Publicado el: 21 Dic 2020

Tablets contra la soledad en los pueblos de Yernes y Tameza y Grado

«Voy poco a poco, lo uso para ver a la nieta y a los de casa, y hago también sopas de letras», resume Charo García López, una de las 15 usuarias del plan contra el aislamiento de los mayores, impulsado por los dos ayuntamientos dentro del programa Rompiendo Distancias

La concejala de Yernes y Tameza María Díaz Fidalgo junto a Charo García, una de las usuarias del programa, en la rueda de prensa telemática de presentación de la iniciativa

Redacción/Grado

La concejala de Bienestar Social de Grado, Marta Pravia, vive muy de cerca el día a día de las personas mayores por su trabajo, en la residencia de Picaroso. «Son muy reacios a las nuevas tecnologías, muchos no quieren ni acercarse, pero con el aislamiento provocado por la pandemia han ido perdiendo el miedo, nunca los vi tan motivados». Así surgió la idea de usar parte del presupuesto del programa Rompiendo Distancias del concejo, que también incluye a Yernes y Tameza, en la adquisición de tablets para que las personas mayores pudieran ver a los suyos, y empezaran a usar estas nuevas tecnologías. El programa ya está en marcha y avanza poco a poco, con las limitaciones que tiene en muchas ocasiones la cobertura de Internet en los pueblos.

La técnica del programa, María Álvarez Cosmea, localizó a personas radicadas en los pueblos que pudieran ayudar a sus vecinos mayores a utilizar estas nuevas tecnologías. Así ‘fichó’ como mediadoras a Cecilia Pérez Cuervo y a Maribel Díaz, ambas de Bayo, que han ayudado a impulsar el programa y a que los usuarios vayan perdiendo el miedo. «Yo le llevé la tablet a Encarnita, una vecina, para que pudiera conocer a la bisnieta, que nació con todo esto del aislamiento. Fue emocionante. Ahora la ve todas las noches, todas las noches se conecta por videollamada con la tablet», relata Maribel. Cecilia ha sido mediadora con un vecino, que tiene mucha destreza para usar las nuevas tecnologías, «y él no sólo habla con la familia. Está solo y la tablet le sirve para hablar con sus amigos». En total, el programa ha supuesto una inversión de algo más de 6.000 euros, para la adquisición de 30 tablets y la conexión a Internet. Hay ya 15 repartidas, con contratos de cesión temporal, en localidades como Villabre, Fojó, Bayo, Berció, Pereda, Llaureo, Santianes o Rubiano. «En Cualla teníamos dos personas interesadas, Amor y Amalia, pero no pudimos conectarlas porque no hay cobertura de Internet», lamenta María Álvarez.

En Yernes y Tameza la concejala de Bienestar Social, María Díaz Fidalgo, está impulsando la iniciativa, «aunque vamos poco a poco, porque hay muchas personas muy mayores que tienen miedo, por ejemplo a estropear la tablet», que se les cede con un contrato de devolución, y con una tarjeta con conexión a Internet. Tienen usuarias en Villabre y en Fojó, la mayor de ellas es Carmen, que se ha animado a usar la tablet con 98 años de edad, «tiene la cabeza muy bien, perfecta». Su vecina Charo García López es otra de las usuarias de Rompiendo Distancias que le ha perdido el miedo a las nuevas tecnologías. «Ay madre, el día que ví a la mi nieta…Lo uso para eso, para ver a la nieta y a los de casa, y también hago sopas de letras. María (por la concejala) me ayuda», resume Charo, nacida en Villabre pero que pasó la vida en Langreo. Tras quedar viuda volvió a su pueblo, y es donde quiere estar. «Aquí viene los lunes y los viernes una furgoneta para hacer la compra, la chica de Ayuda a Domicilio también me hace algún recado si necesito», cuenta,a través de la plataforma ZOOM, en la que participa en la rueda de prensa telemática de presentación del programa, que muestra que «las difíciles circunstancias que estamos viviendo pueden traer algo bueno, acercar a los mayores a unas tecnologías que les ayudan a tener más calidad de vida», resume la concejala Marta Pravia.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente