Publicado el: 25 Feb 2021

Carta abierta a Alejandro Calvo sobre el lobo

José CARRAL

Cangas del Narcea

Señor Calvo:
En democracia los cargos públicos comportan una gran responsabilidad y el deber de asumir las críticas y la fiscalización de los ciudadanos, colectivos y agentes sociales. Sus declaraciones
en fecha tan señalada como el 23 de febrero en el diario La Voz del Trubia son de extrema gravedad y antidemocráticas. Es a los ciudadanos depositarios del estado de opinión a quien
tiene usted que dar explicaciones. Afirmar que ha perdido esa batalla, no olvide que las batallas son parte de las guerras, es tanto como decir que está en guerra con ellos y muestra su incompetencia y su fracaso para persuadir y convencer con argumentos legales y técnicos sobre la posición de su gobierno. Gobierno de todos los asturianos que ha hecho de la protección del lobo un casus belli. Un problema que en coste económico y relativizando es una gota de agua en medio del océano en una región con medio millón de cabezas de ganado. Con los gastos y fastos contables y por lo que se ve malos asesores de su gobierno, se sufragaban los daños causados por el lobo anualmente. Ha minusvalorado y menospreciado que una parte de la sociedad asturiana conoce perfectamente la situación del sector y la ganadería y la conservación del lobo. Sector que tiene problemas, por desgracia, infinitamente mayores que el malvado lobo y que sus gobiernos no han sabido resolver. Ha mostrado que desconoce, ignora o niega el procedimiento legalmente establecido (LESPPRE), legítimo y democrático que de abajo arriba (participación pública) fue iniciado por una asociación conservacionista (ASCEL) y respaldado por un comité científico, por la ciencia.
Sr Calvo, se ha tocado a rebato (a “retreta”) en cámaras locales y se han escuchado pronunciamientos en los que se vertían afirmaciones que ponían de manifiesto la más absoluta desinformación e ignorancia sobre el status legal del lobo. Sr Calvo, ha olvidado usted que ha sido la formación a la que pertenece la que ha promovido, apoyado y aprobado, a mayor gloria, la mayor parte de la normativa vigente en materia de protección ambiental, incluida la del lobo. Parece haber olvidado usted que su departamento es el responsable de velar por el cumplimiento de la normativa de protección del medioambiente regional, estatal y comunitarias y de combatir el fraude en el cobro de daños del lobo. Sr. Calvo, no se olvide de recordar a los ganaderos que el dinero de las subvenciones lo pagamos todos y tiene cláusulas ambientales. Sr Calvo, vive usted en su mundo tan familiar del que viene, y le respalda. No le ha importado agitar y fracturar a la sociedad asturiana en provecho suyo y de su partido relegando a una parte de ella. Sr. Calvo, quien hace una profecía está atrapado por ella, en su caso- como cargo público- no ha medido su alcance y consecuencias. Sus declaraciones son incendiarias, tóxicas y matan, porque de incendios, veneno y furtivismo hablan y no lo condenan. En vez de llamar a la calma y prudencia, su admonición bíblica es sencillamente matonismo político y una irresponsabilidad por la que yo le ruego que dimita cuanto antes.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente