Publicado el: 05 Abr 2021

Los cazadores amenazan con abandonar los cotos a la Administración

«El canon cinegético, el aumento de los gastos de guardería, la recogida de animales muertos…, todo ello en un contexto de descenso de socios, es una barbaridad» afirma Javier Fernández, secretario del Club Peña Manteca de Belmonte, que gestiona 17.000 hectáreas

Grado, Salas, Belmonte de Miranda y Las Regueras, concejos afectados por la renovación de las concesiones en 2021

Cazadores del club Peña Manteca de Belmonte

F. R. / Grado

Los cazadores asturianos están en pie de guerra con la Administración regional. Los nuevos pliegos de condiciones para la renovación de las concesiones que caducan este año, entre ellas las de Las Regueras, Grado, Salas y Belmonte, ha causado un gran malestar entre los asociados, que ven peligrar los cotos y que amenazan con abandonarlos y dárselos a la Administración regional. En esencia lo que más rechazo causa es el aumento de gastos que se les quiere imponer, a pesar de ser un sector en crisis, en donde no hay relevo generacional y la gente joven cada vez se acerca menos al mundo cinegético.

Una de las sociedades de cazadores más importantes de la comarca es la que gestiona el coto de Belmonte de Miranda, el club deportivo básico Peña Manteca, con unos 160 asociados y un área de gestión de unas 17.000 hectáreas. Su secretario, Javier Fernández, califica de «barbaridad» las condiciones que se exigen ahora para renovar la concesión.

«Lo que nos piden es inviable, fundamentalmente el aumento de la guardería, que supone elevadísimos  gastos que no se pueden soportar, cuando, por ejemplo en Castilla y León, los guardas los asume la administración». Explica que debido a la pandemia y los sucesivos confinamientos, los daños de especies cinegéticas, especialmente del jabalí, han aumentado mucho. También se muestran contrarios a que sean las sociedades de cazadores las que tengan que gestionar los animales que aparezcan muertos en las carreteras del área que les corresponde. «Todo son más gastos, y un canon cinegético que es una barbaridad, no tienen en cuenta que cada vez hay menos socios y más gastos».

Los cazadores de Belmonte aún no han tomado un acuerdo sobre lo que van a hacer. Esperarán a la reunión que tendrá lugar hoy entre los diferentes cotos afectados y posteriormente convocarán una asamblea entre sus socios. «En nuestro caso, por ejemplo, el número mínimo que se exige de socios no nos acepta porque superamos el centenar sobradamente, pero en el futuro si nos afectará, porque cada año se pierden socios, la gente mayor lo deja y los jóvenes no tienen interés, o bien porque no les gusta o porque es muy caro y no tienen recursos y va a a menos», explica  Fernández. La sociedad de cazadores de Belmonte mantiene en la actualidad a dos guardas a tiempo completo.

En el caso de Grado, hay 430 socios para un coto de 23.000 hectáreas. La renovación les corresponde en agosto, si bien a esta sociedad no les afectan los nuevos pliegos, según informa su presidente Adolfo García, aunque entienden que son negativos para muchos cotos a los que perjudica por tener pocos cazadores asociados.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente