Publicado el: 12 Abr 2021

El Principado autoriza la muerte de 35 cormoranes en el Nalón y el Narcea

Quince asociaciones ecologistas y conservacionistas critican el plan regional, que en toda Asturias afectará a 53 aves, «en plena época de cría»

Un cormorán grande

Redacción/Grado

El Gobierno regional ha autorizado la muerte de un total de 53 cormoranes grandes en los ríos asturianos, de los que 35 se eliminarán en los dos de los principales ríos de la comarca, el Nalón y el Narcea. El resto, en las cuencas del Caudal(Aller, en el Sella, en la del Deva, Cares y Bedón, en el Esva y en la del Navia.

Un total de quince asociaciones ecologistas y conservacionistas han denunciado el plan regional, subrayando que «además, la decisión se toma en un momento crucial para las poblaciones de aves, como es el periodo reproductor, y sin considerar la evolución de la población de cormorán grande, que marca un claro descenso, con 303 ejemplares menos en 2021 que en el año anterior, marcando el mínimo poblacional desde que se comenzaron a registrar sus efectivos en 2008».

Las organizaciones denuncian además que las autorizaciones se hacen mediante resoluciones internas que no salen a información pública ni se publican en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, destacando por su falta de transparencia y participación pública. Asimismo, manifiestan su disconformidad porque el gobierno regional sigue sin contar con estudios científicos que demuestren que el cormorán es el causante del declive de las poblaciones de salmónidos en los ríos asturianos. “Perdimos la demanda en los tribunales asturianos contra la resolución que autorizaba a matarlos pero vamos a recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo y si es necesario llegaremos a los tribunales europeos”, afirman las entidades.

Los planes de control de la población de cormoranes grandes comenzaron en 2005, con el objetivo de proteger la población de salmones, y desde entonces se han eliminado 3,300 aves. «A pesar de apostar por una medida tan drástica y prolongada en el tiempo, disfrazándola de excepcionalidad según la legislación vigente, no se ha conseguido frenar el declive de las poblaciones de salmónidos, que era el objetivo perseguido con la misma. Los verdaderos problemas causantes del declive de truchas y salmones en los ríos son la contaminación, el furtivismo, los encauzamientos y dragados, la destrucción del bosque de ribera, la presencia de presas, de embalses y otros obstáculos que impiden el libre movimiento de los peces a lo largo de los ríos y el acceso a las zonas de freza en las cabeceras, la erosión genética de las poblaciones de peces debida a las repoblaciones, la introducción en los ríos de especies alóctonas y, la extracción, a través de la pesca deportiva, de los peces adultos reproductores que deberían ser la clave para asegurar la supervivencia de estas especies piscícolas», enumeran las asociaciones, que piden medidas para conservar las poblaciones de salmón y trucha que no pasen por la matanza de cormoranes, entre ellas la prohibición de la pesca con muerte de salmón, cuya temporada se abrió ayer.

Las asociaciones que firman el comunicado son: la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies; SEO/BirdLife; Colectivo Ecologista de Avilés; Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica – PDCC; Asociación de Animales con Derecho y Libertad-ANADEL; SOS Cuideiru; la Asociación Ereba, Ecología y Patrimonio; Asoción Molín de Adela; Grupo de Ornitología Mavea; Asociación Biodevas; Coordinadora Ornitóloxica de Asturies – COA; Asociación Medioambiental La Cirigüeña; Asociación Asturiana de Amig@s de la Naturaleza-ANA; Ríos con Vida-AEMS y Salternavia.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente