Publicado el: 24 Abr 2021

La ruina del sanatorio obrero

La APHIT cree que el edificio, de principios del siglo pasado y que ahora es de propiedad municipal, podría recuperarse como escuela taller o albergue

Antiguo sanatorio obrero en la actualidad / Toño Huerta

Redacción / Grado

En Las Cruces, en Trubia, se va cayendo poco a poco el antiguo Sanatorio Obrero, un edificio que se estima que data de 1906, y cuya construcción fue impulsada por los obreros de la fábrica de armas, en un tiempo en el que no había sanidad pública. En 1907 se creó la Sociedad Sanatorio Obrero, para gestionar el servicio, según relata Toño Huerta, geógrafo trubieco, presidente de la Asociación por la Recuperación del Patrimonio Histórico Industrial de Trubia. “Uno de sus impulsores fue el médico militar Mario Gómez y Gómez.

El edificio sería de propiedad de los propios socios hasta que fue incautado por el Estado durante la dictadura. Estuvo en funcionamiento hasta la década de 1960. Hoy en día es de propiedad municipal y su estado de conservación es una nuestra más de la desidia administrativa a la que tantos bienes están condenados”, señala la APHIT, que considera que la recuperación del edificio serviría para mantener en pie un patrimonio histórico que parece condenado a la ruina completa, pero también podría dar servicio a los vecinos.

“Podría recuperarse a través de una escuela taller, y a partir de ahí destinarse a usos de interés, como aula de naturaleza, albergue…”, sugiere Huerta. El edificio, entre tanto, se va cayendo, abierto a las visitas de curiosos y con sus paredes llenas de pintadas.

Interior del sanatorio / Toño Huerta

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente