Publicado el: 12 May 2021

Cores, en Somiedo, reconocido como Monte Vecinal en Mano Común

El Jurado de Clasificación aprueba la solicitud para reconocer jurídicamente la propiedad colectiva, en una reunión en la que se inició un expediente para la parroquia de Quintana, en Belmonte

El representante de la Asociación de Montes Vecinales en Mano Común, Manuel Lago, el consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, y el director general de Infraestructuras Rurales y Montes, Fernando Prendes.

Redacción/Grado

El Jurado de Clasificación de Montes en Mano Común ha aprobado hoy la declaración de un nuevo monte vecinal, el de Cores, en Somiedo, y ha iniciado la tramitación de otras dos solicitudes. 

El monte de Cores se suma así a los otros 74 de estas características que ya existen en Asturias. La medida supone que los habitantes de estos pueblos podrán disponer legalmente de los terrenos y seguir manejándolos, como han venido haciendo hasta este momento, pero con garantías jurídicas. A partir de ahora, quedan pendientes de elaboración los correspondientes planes para optimizar la gestión comunitaria de los recursos forestales.

El Jurado de Clasificación de Montes en Mano Común ha acordado, además, iniciar la tramitación de otras dos solicitudes. Se trata de los expedientes para la declaración como montes vecinales en mano común de El Ganzo, en Tineo, y Parroquia de Quintana, en Belmonte de Miranda. También ha analizado otras dos peticiones de los concejos de Llanes e Ibias.

El Jurado de Clasificación tiene actualmente 33 expedientes en distintas fases de tramitación. Su labor se enmarca en el plan de choque de los recursos forestales y resulta fundamental para identificar la propiedad de los terrenos, aportar seguridad jurídica e impulsar una adecuada organización productiva del territorio. Con estos objetivos se contribuirá a generar riqueza y empleo, además de favorecer la prevención de incendios.

En los últimos meses, este organismo ha clasificado tres montes como vecinales en mano común, los primeros en 20 años, entre ellos el de Villamarín, en Grado. También se ha dotado a los órganos instructores de técnicos externos de apoyo, un jurídico y un ingeniero, y se ha sistematizado el procedimiento para aportar agilidad y seguridad jurídica. La previsión es que el jurado se reúna con periodicidad bimestral para dar trámite a los expedientes en curso.

La reunión se celebra después de que la Coordinadora de Montes Vecinales denunciara dilaciones arbitrarias y errores en la tramitación de algunos de los expedientes con el objetivo de «desmoralizar» a los vecinos.

Comentarios:
  1. […] devolverle a Cores, en Somiedo, su condición de monte vecinal, un avance que ha sido destacado en La Voz del Trubia y El […]

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente