Publicado el: 19 Jul 2021

La degradación de nuestros ríos

Por Loli GALLEGO

Por circunstancias personales, además del enclaustramiento de la pandemia, ha sido casi año y medio en este tiempo no hice mis salidas diarias siempre acompañada de mI cámara de fotos.

Y ¿con qué me encontré en esa Naturaleza que tanto me dio en satisfacciones, alegría y sobre todo el poderla contemplar en todo su esplendor?

La única expresión que me salió fue la desidia, que al mismo tiempo significa desinterés, dejación, negligencia, abandono… Estos calificativos, están a la vista de todos, yo me los encontré en los cauces de los arroyos y en los del río Trubia.

Mi ánimo se ensombreció cuando de vuelta a Proaza paré en Llaneces y fui con mi cámara a sacar fotos al reguero de Valmoro. Reguero sí, pues oía el agua correr por su cauce, pero del resto todo era maleza tapando su belleza en su tramo final.

Es uno de los arroyos con mejores perspectivas para la fotografía. Nada, me fui desolada, pensando que a quien le corresponda la limpieza y desbroce de la maleza. Pienso que debe de ser competencia de la Confederación Hidrográfica o quizá de la Consejería de Medio Ambiente. Independientemente de a quién le corresponda, la desidia y la negligencia estaban allí pues la maleza, troncos y los deshechos de la naturaleza estaban acumulados día tras día sin intención de que nadie se hiciera responsable de su desaparición. Y si nombro a este reguero, lo mismo ocurre en todos aquellos que se visiten.

Salgo de Llaneces en dirección a Proaza, pero tengo por costumbre entrar en el túnel de Peñas Juntas, paraje que llevo muy dentro de mí, por lo magnífico, bravo, agreste y salvaje que es este desfiladero; me encuentro con el mismo deterioro, los márgenes de río Trubia, cerrados por le maleza que incluso se transformó en árboles. No tienes vista del cauce del río; en este tramo saqué fotografías del mirlo acuático, al otro lado del cauce anidaba. O la lavandera cascadeña, que también anidaba allí.

Llegué a casa triste y enfadada, preguntándome ¿por qué, por qué esa desidia, dejación y negligencia? Cuando esas mismas autoridades te abren un expediente sancionador por acciones de menor enjundia legal.

Mi pensamiento me llevó a una serie de conclusiones:

No nombraré a un solo organismo, como es la Confederación Hidrográfica, que dentro de sus competencias tiene la de mantener los cauces de los ríos en perfectas condiciones ya que todo lo concerniente a las aguas depende de este organismo, que a su vez depende del Ministerio de Transición Ecológica.

Pero apunto también a la consejería de Medio Ambiente, ya que la guardería rural es de su competencia, siendo estos efectivos los encargados de vigilar todo lo que se refiere a este tema.

De todos los recursos económicos con que cuenta el Principado, el turismo es uno de ellos. Asturias envejecida, sin tejido industrial y según las manifestaciones de ministro de Consumo, sin ganadería. ¿Cuáles serán los recursos a explotar?: el turismo.

Pero para tener ese turismo de calidad que es el que podría transformar a Asturias en ese verdadero Paraíso Natural, hay que comenzar con crear las infraestructuras necesarias para que esa naturaleza no quede distorsionada por la maleza, la degradación que oculta la belleza natural.

Esta Asturias nuestra que desde la montaña hasta el mar es una imagen continuada hermosamente bella, es el asombro y deleite de quienes nos visitan.

Dentro de las funciones del Ministerio de Transición Ecológica están las siguientes entre otras:

Protección de Patrimonio Natural, sobre todo de la biodiversidad del agua, políticas de calidad ambiental de las contaminación y protección del medio natural. La conservación y usos sostenibles de los recursos naturales y su adecuada preservación y restauración.

Por todo lo expuesto pido a los organismos implicados que ejecuten lo que por Ley está ordenado.

Gota de agua / Loli Gallego

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente