Publicado el: 09 Nov 2021

«Las inversiones a la zona rural siempre llegan demasiado tarde»

Fernando Arias, de Udrión, es el nuevo vicepresidente del distrito rural 1, «que debería tener su propio presupuesto»

Fernando Arias, presidente de la asociación de vecinos de Udrión y vicepresidente del Distrito Rural 1

L. S. / Trubia

Buenas palabras, pero mucha burocracia, pocos hechos y casi nulas inversiones. Este es el balance que hace Fernando Arias de su trato con las Administraciones, desde que llegó a la presidencia de la asociación de vecinos ‘El Furacón’, de Udrión, en el año 2018. “Hicimos la asociación para que nos escucharan, porque apenas sabían dónde estaba Udrión, pero aunque nos hemos reunido con todos los partidos, tanto con el tripartito como con el actual equipo de gobierno, hemos avanzado más bien poco”, lamenta. Arias es el nuevo vicepresidente del Distrito Rural 1, que agrupa a Trubia, las Caldas y la zona rural de San Claudio.

El distrito, presidido por el concejal Luis Pacho, sólo celebró la primera reunión, la de la constitución. “Poco más y cuando empezamos a funcionar acaba el mandato y hay nuevas elecciones”, ironiza Fernando, que teme que la gestión del distrito suponga más burocracia pero de pocos frutos. “Los distritos deberían tener su propio presupuesto, saber con qué se cuenta para definir luego las prioridades de inversión de la zona. Si no tienen eso, poco eficaces pueden ser para resolver los problemas reales. Si son solo para canalizar las demandas vecinales, era casi mejor tener alcaldes de barrio, que trasmitían directamente las necesidades a los concejales responsables”, reflexiona. Y es que las necesidades son muchas y la capacidad de abordarlas, pocas. “Los concejales con los que me he reunido son personas amables y atentas, pero a la zona rural las inversiones siempre llegan tarde. En Udrión tenemos claro que la prioridad absoluta es resolver el saneamiento. Tendría que escuchar al resto de las asociaciones para saber cuáles son sus necesidades, como la cobertura de Internet en San Andrés, los accesos en Villarín… pero aún estoy a la espera de que se convoque una nueva reunión del distrito, a ver si por fin podemos empezar a funcionar y se hace algo, que se necesita mucho”.

Un pueblo con depuradora y sin saneamiento

Udrión tiene su gran asignatura pendiente en el saneamiento, ya que las casas siguen vertiendo directamente al río y a una ciénaga, desde los años 80, cuando el Ayuntamiento puso la maquinaria y los vecinos, entre ellos el propio Fernando Arias, pusieron la mano de obra. Es una situación que no se acaba de resolver. “El Ayuntamiento nos propuso un proyecto que dejaba fuera a seis casas, y lo rechazamos. Ahora el nuevo proyecto está sobre la mesa del ingeniero municipal”. Y es que en udrión se da la paradoja de que el pueblo que sufre la depuradora de toda la zona de Trubia carece él mismo de saneamiento. “No obtuvimos ninguna inversión de compensación, ni por la depuradora ni por el túnel de las vías”, lamenta Arias, que reclama el asfaltado del pueblo, un espejo para un cruce peligroso y un panel de avisos.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente