Publicado el: 23 Dic 2021

El Principado aprovechará los bosques asturianos como ‘sumideros’ de CO2

El Plan Forestal 2022-2036 pretende que las empresas que tengan que compensar emisiones no compren derechos fuera de Asturias

El programa pretende aumentar el peso del sector en el PIB, y fomenta la implantación de masas arbóreas de castaño, carballo, haya y abedul

Un bosque en Teverga

Redacción/Grado

Aumentar el peso del sector forestal en el PIB, pasando del 5% actual al 8%, y aprovechar el sistema de compensación de emisiones de CO2 para que los bosques asturianos sirvan de ‘sumideros’ y las empresas no tengan que comprar derechos fuera. Estos son dos de los objetivos del Plan Forestal de Asturias 2022-2036, que se presentó ayer al Consejo Forestal, y que próximamente saldrá a información pública.

El Principado pretende aprovechar el potencial de los bosques asturianos como un recurso más del medio rural, ya que «dos terceras partes de la superficie de la comunidad son forestales y de ellas al menos el 60% está forestado y el 40% restante son pastizales o zonas improductivas».

El plan establece cinco ejes de actuación para ordenar los recursos forestales asturianos: el mantenimiento de la biodiversidad y los ecosistemas forestales; la lucha contra el cambio climático; la apertura de la gestión de los montes a nuevas producciones económicas y sostenibles; el fomento de la cultura forestal y de la madera y «la búsqueda de un nuevo modelo de gobernanza para los montes asturianos que tenga en cuenta sus particularidades y las adapte al siglo XXI».

Entre los retos recogidos en el plan «figura el de favorecer que todos los procesos económicos fijen su huella de carbono en los bosques. Esto supone aprovechar el potencial de las masas arbóreas en el nuevo sistema de compensaciones en base a la absorción de CO2, de modo que no será necesario comprar derechos fuera. Reducir la huella de carbono, con la neutralidad como meta, es un claro objetivo del Pacto Verde Europeo. Los nuevos aprovechamientos de los bosques basados en la economía circular serán claves», señala el Principado.

En cuanto a las ayudas para la plantación y conservación de especies, se mantendrán las líneas de apoyo a las especies autóctonas, las que más aumentaron su extensión en los últimos 15 años, con un crecimiento del 20 por ciento. El plan incidirá en la recuperación, aprovechamiento y potenciación del castaño y el carballo, pero también en la de otras especies propias como el abedul o el haya.

En cuanto a la planificación forestal, «se mantendrán las previsiones de superficies máximas del anterior plan, conforme a los resultados de los inventarios nacionales. También se reforzarán las actuaciones contra plagas y se permitirán los cambios de especies en los ámbitos donde las enfermedades no permitan los anteriores cultivos o donde haya problemas de adaptabilidad al medio y al cambio climático que supongan una reducción de las producciones».

Uno de los retos es clarificar la propiedad de los montes, para evitar el abandono, y mantener la lucha contra los incendios forestales. Para cumplir estos objetivos se prevé destinar 17 millones al año de recursos propios a los montes y bosques asturianos.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente