Publicado el: 28 Abr 2021

Cómo la televisión se ha vuelto un medio anticuado con el tiempo

 

Hasta hace algunas décadas, la televisión era el entretenimiento preferido por personas de todas las edades. Mucho antes de que el internet se posicionara como el medio principal de diversión para todos, el televisor era el aparato que reunía a muchas familias para ver los diferentes programas. Las estrellas del espectáculo y los eventos más populares buscaban presentar su show en los principales canales de TV. Actualmente han cambiado mucho las cosas, puesto que todo gira en torno a las plataformas de streaming, las redes sociales y las páginas web que permiten subir videos. Sin embargo, esto no quita que habitantes de pueblos como Yernes y Tameza exijan reparaciones en antenas e instalaciones para poder disfrutar de sus televisores. Como de costumbre, las fuertes lluvias y condiciones meteorológicas hostiles perjudican la señal de televisión, lo cual es un problema recurrente con los proveedores de televisión por cable. Por esa razón, algunas compañías ofrecen canales que se transmiten mediante transmisiones alternas a los satélites, para que no afecten las tormentas, los climas nublados, etc.

Servicios que se han visto afectados

Aparte de la disminución de audiencia y rating, los servicios de alquileres de películas también han sufrido consecuencias con las innovaciones actuales, como el streaming. Cabe mencionar que el alquiler de discos no solo se enfocaba en las principales tiendas, también era un servicio agregado de las compañías de televisión por cable. Aunque lo siguen ofreciendo, las solicitudes no se comparan con las de años anteriores. En los tiempos actuales es posible ver una gran variedad de películas en cualquier lugar y a toda hora, con pagar una mensualidad. Otro de los usos que se le puede dar a la modernidad, es aprovechar de comprar iota, ya que lo más seguro es que se revalorice con el tiempo. Vale decir que en la actualidad las criptomonedas forman parte de la economía mundial. Retomando el tema de la televisión, en años anteriores la oferta principal de diversión se enfocaba en unos pocos canales, dentro de lo que se conoce como “televisión abierta”. En muchos lugares era gratuito, a diferencia de algunos países donde se cobraba un impuesto por la televisión (y la radio). Por la atención generada por la televisión pública, los patrocinantes procuraban hacer publicidad en esos canales. Aún se acostumbra a hacer esta práctica, pero en menor proporción que antes.

El futuro de la televisión

Por más que el rating de los canales más importantes haya bajado, eso no significa que la televisión vaya a desaparecer por completo. En primera instancia, consumir contenido online exige un esfuerzo por parte del usuario, en cuanto a seleccionar, programar y activar la reproducción de la transmisión. Para un porcentaje de los usuarios, puede resultar más sencillo solo prender el aparato y ver lo que muestren en pantalla. Todo depende de los tipos de espectadores, tal como lo reseña este link. A su vez, la costumbre es muy fuerte y puede influir en el comportamiento de un sector importante de los usuarios. Por otro lado, la interfaz de muchas plataformas nuevas de películas online y streaming puede ser complicada para las personas que no están adaptadas a las computadoras. Incluso los dispositivos móviles como tablets tienen sistemas operativos que difieren un poco del funcionamiento tradicional que tenían los televisores antes. Claro está, esto supone muchas ventajas, pero de igual forma un sector poblacional puede que no esté habituado a aparatos nuevos. Por último, los individuos de clase económica baja podrían no tener los recursos para comprar los equipos donde puedan ver páginas web con películas y series, solo cuentan con los televisores de antaño.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente