Publicado el: 16 Abr 2021

La ladera de Villazón vuelve a argayar por las obras de la autovía a La Espina

La N-634 ha tenido que ser cortada esta mañana al desprenderse tierra y rocas sobre el vial, en una zona muy inestable que está dando problemas por la construcción de la A-63

Aspecto de las carretera tras el argayu

Redacción / Grado

La ladera de Villazón, por debajo de la nueva autovía que se construye de Cornellana a La Espina, ha vuelto a desprenderse, cortando en esta ocasión la N-634, que ha dejado incomunicado a Salas desde Oviedo. El suceso se produjo esta mañana, sin que haya que lamentar daños personales. Se trata de una zona muy inestable que está causando muchos problemas por el movimiento de tierras de la A-63, en su tramo de Cornellana a La Espina. El Ministerio de Transportes asegura que se está trabajando para habilitar el paso a través de la carretera N-634 «a la mayor brevedad posible».

El corte se ha producido en las proximidades de Casazorrina (km 450). El Ministerio de Transportes informa que para mantener la permeabilidad del tráfico en la zona afectada, se han habilitado los siguientes desvíos de tráfico: – La carretera N-634 estará cortada entre las glorietas de Cornellana y Casazorrina. Se permitirá el acceso a todos los vehículos que se dirijan a Collazo (Rabadiello). Para llegar a Salas desde Oviedo, los vehículos ligeros, en el enlace de Doriga, se dirigirán a través de la AS-15 sentido Cangas de Narcea, para desviarse posteriormente en Salas de los Infantes hacia Salas por la carretera AS-226. Mismo recorrido en sentido contrario.  Los vehículos pesados deberán circular por la AS-15 sentido Cangas del Narcea, para coger en el puente la carretera AS-215 hasta El Crucero y desde allí la AS-216 a La Espina. Desde allí se llega a Salas a través de la N-634.

Las obras de la autovía Grado-La Espina A-63 están causado algunos destrozos que ha conllevado, además de desprendimientos a la carretera como el de esta mañana, edificios arruinados, expropiaciones y compensaciones inesperadas por el deslizamiento de una ladera en el tramo entre Cornellana y Villazón. Ya desde el año pasado, con las intensas lluvias caídas, se produjeron importantes argayos que obligaron a Demarcación de Carreteras a llevar a cabo una serie de expropiaciones en Villazón y a vallar toda la ladera. Se demostró que existía riesgo importante para esos edificios, pues meses después, nuevas lluvias arrastraron una panera ubicada al borde la carretera N-634. Más recientemente se produjo otro deslizamiento de tierra en una zona en la que había un vivienda que no se incluía entre las que se habían expropiado. Según fuentes de Delegación del Gobierno «se produjo un pequeño deslizamiento de tierra que afectó a una vivienda. Como el daño no estaba previsto en origen, el propietario deberá reclamar daños y perjuicios y se le indemnizará. pero no hay riesgo de nuevos desprendimientos». Todo el tramo de Villazón ha sido vallado para impedir el acceso a viviendas y terrenos ante el riesgo de desprendimientos. En algunas zonas pueden verse aún las señales de los últimos argayos, que se deslizaron hasta el borde de la carretera N-634. En septiembre del año pasado una voladura de las obras de esta autovía lanzó una gran roca sobre la carretera N-634, entre Cornellana y Salas, en las cercanías de Casazorrina. El suceso no ocasionó daños materiales ni personales, ya que la carretera estaba cortada al tráfico.

 

Aspecto general del desprendimiento

Comentarios:
  1. Turismos pueden ir a Salas por Camuño dice:

    Matizo, vehículos ligeros (menor de 5TM) pueden ir por Camuño, está el desvío señalizado. Acabo yo de hacerlo esta tarde ida y vuelta

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente