Publicado el: 30 Jul 2021

Forex y las criptomonedas, rentabilizar los ahorros con las nuevas tecnologías

 

En los últimos años, se ha producido un crecimiento importante de los mercados de divisas, también conocidos como Forex (Foreing Exchange). Se trata de un mercado internacional que utiliza las fluctuaciones en las divisas y persigue facilitar el flujo monetario del comercio internacional. El volumen diario de transacciones es impresionante y mueve cerca de cinco billones de dólares estadounidenses (USD), más que todos los demás mercados bursátiles del planeta juntos. La enorme popularidad del mercado de divisas en los últimos años se ha visto reflejada en la aparición de diversos brókeres de Forex que emplean tecnologías innovadoras y de última generación que facilitan los procesos de trading a un público cada vez más amplio.
El objetivo de estos operadores financieros es proporcionar a clientes de todo el mundo un entorno de trading excepcional que les confiera el poder de alcanzar todo su potencial. Suelen operar en los mercados en el corto plazo en busca de una rentabilidad rápida por medio de las actividades a corto plazo, garantizando siempre la seguridad y la profesionalidad a los inversores. Es importante comprobar que sean brókeres registrados.

Además del Forex, es habitual la inversión en criptomoneda, un medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos usando tecnologías de registro distribuido. Son consideradas un tipo de divisa alternativa o moneda digital y su control funciona a través de una base de datos descentralizada. La primera criptomoneda fue Bitcoin, que empezó a operar en 2009, aunque a día de hoy existen muchas más. Todas ellas garantizan la seguridad, integridad y equilibrio de sus estados de cuentas (contabilidad) por medio de una red estructurada de agentes.

A estos mercados se accede gracias a las tecnologías financieras. Las plataformas de trading funcionan con tecnología innovadora y funciones avanzadas para dar servicio a las necesidades de los inversores, que evolucionan constantemente. Las nuevas tecnologías avanzan a un ritmo muy rápido y su uso en el trading es cada vez más rentable. Son un medio idóneo para obtener el máximo rendimiento del dinero de los inversores. De hecho, para ser un trader es necesario, inicialmente, disponer de un dispositivo con conexión a internet. Posteriormente se contrata un bróker que suministre la plataforma de trading. Estas plataformas ofrecen gráficos en tiempo real del comportamiento del producto con el que se va a operar. Además, permiten la posibilidad de contratar cotizaciones de tiempo real en los distintos mercados.
Existen varias modalidades de ‘trading’ que tienen relación con el tiempo en el que se mantienen abiertas las operaciones. En el llamado ‘day trading’ el inversor abre y cierra las operaciones dentro del mismo día de la negociación. En la modalidad de ‘scalping’ el inversor opera en periodos muy cortos, a lo largo del día, con operaciones que pueden durar segundos. Otra manera de operar es a través de las ‘swing trading’, donde las operaciones pueden dejarse abiertas al final de la jornada y suelen durar aproximadamente unos diez días. Se habla también de ‘trading’ tendencial o direccional cuando no tienen un límite temporal y consiste en tomar posiciones en mercado a favor de la tendencia.

En definitiva, hoy en día existen un sinfín de posibilidades para adentrarse en el mundo del trading y empezar a rentabilizar parte de nuestros ahorros. Aunque es indispensable planificar nuestras estrategias de modo que no incurramos en riesgos innecesarios, empezando a invertir poco a poco y haciendo el mejor uso de estas tecnologías disponibles.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente